Mundial de Patinaje, éxito deportivo y económico para el Paraguay

Más de 1.200.000 de dólares en divisas para la economía nacional y el posicionamiento del país como candidato a sedes de eventos deportivos internacionales de gran importancia son dos aspectos que, sin duda alguna, hacen que la celebración del Mundial de Patinaje Artístico en nuestro país pueda ser catalogada, además de histórica, como un éxito.

Según datos del Observatorio Turístico, dependiente de la Secretaría Nacional de Turismo, la industria hotelera, gastronómica y turística registró un ingreso de divisas de aproximadamente 1.210.000 dólares, esto tan solo en el marco de la llegada de las diferentes delegaciones internacionales que llegaron al país para participar de la cita ecuménica para el patinaje artístico.

Así mismo, el gran trabajo demostrado por la Secretaría Nacional de Deportes, el Comité Olímpico Paraguayo y la Confederación Paraguaya de Patinaje, en los niveles organizativos y dirigenciales, permite posicionar al Paraguay en la vitrina mundial de países que cuentan con las características necesarias para recibir eventos de importancia internacional.

La Pandemia por Covid-19 ha convertido al deporte en un importante factor de motor económico para el país, atendiendo a que el impulso de obras de infraestructura así como el desarrollo de los eventos deportivos constituyen en la actualidad una de las principales fuentes de ingresos para la mano de obra y las industrias locales.

En tal sentido, el impacto positivo del Mundial de Patinaje debe ser analizado, no solo por el éxito que tuvo la celebración del evento en sí, si no por los efectos posteriores a nivel deportivo, económico y cultural, que perduran.

La modernización y creación de infraestructuras, el crecimiento e impulso de la práctica deportiva; la generación de empleo y el ingreso de divisas en el ámbito turístico, son algunos de los ejemplos de efectos positivos que han quedado para el país tras la celebración de este histórico evento deportivo.

Así mismo, quedó demostrado que nuestro país reúne las dos condicionantes más importantes relacionadas con la celebración de competencias deportivas de gran importancia: por un lado, existe un gran compromiso gubernamental, dirigencial y de la afición deportiva en acompañar los eventos; y por otro: nuestra economía, con gran experiencia y excelentes infraestructuras en los sectores deportivos y turísticos, acoge de manera muy positiva las competencias mundiales, continentales y regionales.

La llegada al país de más de 1000 integrantes de las diversas delegaciones, además de los 200 integrantes del staff y 100 voluntarios, algunos de los números más significativos de este evento ecuménico que por primera vez tuvo lugar en Paraguay, supusieron para la capital del país una reactivación de la microeconomía de sectores como el turismo, la hotelería, la gastronomía y los medios de transporte.

La cita mundialista cumplió 11 intensos días de competencias, dejando grandes emociones en atletas, cuerpo técnico, jueces, voluntarios y organizadores; pero sobre todo, generando un impacto sumamente importante en el aspecto económico para sectores que, con las medidas sanitarias por el Covid-19, se habían visto afectadas de manera directa.